quitandose el traje

…en ultima instancia eres sólo un simple individuo en un mundo enorme

Absteniéndose Jueves, 11 de junio de 2009

Filed under: polícitamente incorrecto — yabu @ 1:52 pm

Cada vez que se aproximan unas elecciones —o justo cuando han pasado— hay una discusión recurrente sobre si la abstención es útil o si se debería votar en blanco. Los bandos defiende sus posturas de forma acalorada, y si no hay hostias es porque se suele discutir por Internet y todavía no se ha descubierto la forma de repartir un bofetón a través de la red.

Cada uno podrá decir lo que quiera, no voy a ponerme a discutir argumentos; tan sólo me gustaría ver el asunto desde otro punto de vista que es el siguiente: creo que la demonización de la abstención es algo que se favorece desde todos los partidos políticos y medios de comunicación para salvar su lindo culito. La idea de que la abstención es intrínsecamente mala se publicita tan sólo porque al votar das por válido el sistema y no te dedicas a cuestionarlo.

Una persona que no haya votado tiene psicológicamente más facilidad para discutir la legitimidad de los gobernantes que otra que lo haya hecho. Por eso es tan importante que se vote, aunque sea en blanco: un voto en blanco significa la aceptación del sistema (aunque implique el rechazo de los partidos). Un no-voto implica una insubordinación latente, que no interesa a ningún partido político ni medio de comunicación.

La idea está tan arraigada en nuestra cultura que incluso los mismos ciudadanos se dedican a defenderla sin ser conscientes de su verdadera motivación. Es un caso claro de esclavitud psicológica donde ni siquiera vemos a nuestros carceleros.

Ahí los tenéis. Ahora, si votáis en blanco, por lo menos tener claro lo que estáis haciendo.

Creyendose Europa Viernes, 5 de junio de 2009

Filed under: polícitamente incorrecto — yabu @ 1:35 pm

He visto poco de la campaña de los partidos para las elecciones Europeas. Lo poco que he visto ha sido de casualidad: huyo de las declaraciones de los políticos como de la peste, porque luego paso bastante tiempo con la boca abierta, de la sorpresa que me produce que semejante mercantilismo barato no esté penado por la constitución. Pero, con lo poco que he visto, he podido hacerme una idea exacta de qué es lo que piensan los partidos españoles de estas elecciones y mi conclusión es esta: no se las creen.

Porque, vamos a ver: ¿dónde se habla de cosas que se vayan a hacer para Europa? ¿Por Europa? ¿Dónde está el proyecto global?

No he leído ni oído nada que me pueda hacer ni siquiera suponer que están trabajando por un proyecto común e internacional, en algo que salga de nuestro país y que sirva para que, junto con nuestros países vecinos, podamos hacer algo mejor. Sólo he visto pedir: que si más subvenciones; que si más agua; que si mas ayudas. Dame, dame, dame. Vótame y me iré a Europa a pedir mejor que los otros: eso es la campaña europea.

Para ver el absurdo, imaginemos que pasase algo así en las elecciones nacionales: no habría PP, ni PSOE, ni …  (resto de lectores completen la lista con sus equipos, digo partidos, que no quiero dejarme a nadie). Se presentarían: el PPC (Partido Popular de Cantabria), el PdPM (Partido de los Populares de Murcia), el POCdS (Partido Obrero Cantabro de Socialistas),  VPeP (Valencianos por el Psoe), y así sucesivamente.

El programa de cada uno de esos partidos sería:

  • Más agua y subvenciones para Murcia
  • Más ayudas a la minería Cantabra y más subvenciones para I+D+i
  • Más trasvases, y subvenciones para el negocio textil Valenciano

Os podéis hacer a la idea: nadie propone nada constructivo, sólo sacar más tajada de lo que hay. Pues eso es lo que estamos votando en europa. Los partidos tendrán sus programas con propuestas, no lo dudo. Pero lo que votamos no son los programas, es lo que transciende en la campaña, y no se está hablando nada de eso. La gente no tiene ni puta idea de qué piensan hacer en europa. ¿Crees que sí? A ver, piensa en dos propuestas del partido que vas a votar (pero no las digas en voz alta, que van a pensar que se te va la pinza)  Si lo has conseguido, enhorabuena. Ahora piensa en dos amigos o compañeros de trabajo que puedan hacer lo mismo. Imposible, ¿verdad?

Lo malo de todo esto es que los ciudadanos no estamos votando un proyecto europeo sino eligiendo nuestro equipo local. Esto, en mi opinión, hace que las decisiones que se tomen a nivel europeo no tengan verdadera legitimidad ni sean democráticas, puesto que, aunque hemos elegido democráticamente a los representantes, ni nos  hemos informado, ni nos interesa, ni se ha hecho nada porque sepamos realmente lo que nos vamos a jugar en Europa. Para variar, los políticos mangonearán a gusto sin que los ciudadanos de a coche a pie se enteren de la película.

Y la culpa es nuestra. Qué digo, vuestra, que yo ni siquiera voy a perder el tiempo votando.

Matando a las empresas Jueves, 21 de mayo de 2009

Filed under: polícitamente incorrecto — yabu @ 4:43 pm

Ayer la tertulia del almuerzo trató, una vez más, sobre el capitalismo y sus ventajas. Mis compañeros de trabajo, todos capitalistas por inercia y alguno liberal por convicción, comparan de vez en cuando el capitalismo y la selección natural: sólo los más fuertes sobreviven; luego el capitalismo salvaje, como la jungla, hace que nuestra sociedad evolucione.

No voy a entrar a discutir sobre si capitalismo sí, capitalismo no;  si sistema sí o sistema no, si todos quietos o a las barricadas a lanzar cócteles molotov (más de uno lo haría por puro gusto y amor a las algaradas). Sólo quiero hacer notar que la comparación entre el capitalismo y la vida salvaje resulta incompleta y que, por tanto, hay que mejorarla con un detalle crucial que no sé por qué se ha escapado hasta ahora a todo el mundo: los animales se mueren.

<spoiler>
Sí, queridos lectores: el Rey León murió, Bambi murió (no digamos su madre), Baloo es ahora un montón de huesos podridos, e incluso Kaa la palmará algún día.
</spoiler>

Eso significa que la naturaleza deja espacio. Un animal,  por fuerte que sea, por bien adaptado a su entorno que esté, acabará deteriorándose con el tiempo y permitiendo que las nuevas generaciones de animales tengan su oportunidad. Hay animales que cuando pueden lo evitan (los leones machos se cargan a todas las crías cuando toman el control de un harén de hembras), pero, hagan lo que hagan, el tiempo es implacable y acabarán siendo pasto de las hienas.

Sin emargo, las empresas no envejecen. No son inmortales, porque pueden desaparecer, pero no hay nada que inevitablemente las lleve a su desaparición al cabo de un tiempo limitado. Si una empresa lo hace lo suficientemente bien y no comete errores, puede persistir para siempre.

¿Que ocurriría si esto sucediese en la naturaleza? Los animales con el suficiente poder se cargarían a sus rivales antes de que tuviesen oportunidad de plantarles cara, con lo cual las especies evolucionarían de una forma mucho más lenta. La naturaleza, que según algunos es muy sabia, se basa en la muerte para evolucionar. La inmortalidad enlentece, la muerte despeja los ambientes enrarecidos.

Visto esto, propongo mejorar el capitalismo con una medida muy simple: obligar a las empresas que cierren al cabo de X años. De esa forma acabarían tarde o temprano todos los monopolios de facto y las posiciones de abuso, que digo, de dominio del mercado. Hoy no existirían empresas como Telefónica, la SGAE, Sony, o Microsoft. Al llegar el dia X, se procedería a la disolución de la empresa, que podría realizarse mediante un procedimiento tan simple como retirar la vigilancia de las puertas y maricón el último.

La jubilación sigue este principio, y no creáis, ingenuos lectores, que lo hacen por el bien del jubilado: es una medida básica en las empresas para retirar carcas. Propongo ir un poco más allá y aplicar la jubilación empresarial social, por el bien de todos. Con esto, conseguiremos que el mundo sea un lugar un poco más soportable.

Luego no digáis que no doy ideas. Más I+D+i, coñe.

Perdiendo la paciencia Jueves, 19 de febrero de 2009

Filed under: ondo ibili maripili,polícitamente incorrecto — yabu @ 1:09 pm

Acabo de ver los titulares de esta noticia y me he quedado aterrado. ¿Dónde estamos llegando en esta sociedad?¿Es que la gente no puede tener un poco de paciencia?

Un madre pide ayuda para poder enterrar en Ecuador a su hijo, en fase terminal

S. GARCÍA. 16.02.2009
  • El niño de 13 años tiene un tumor en el tallo encefálico.
  • Los médicos le han dado tres meses.
  • El sepelio vale 2.350 euros.

Por favor, que le dejen morirse tranquilo.

Aprovechándome del conflicto Miércoles, 28 de enero de 2009

Filed under: polícitamente incorrecto — yabu @ 9:05 am

Hoy quería hablar del conflicto palestino pero desde un punto de vista que hasta ahora no se ha tratado en los medios de comunicación: mi propio interés en el asunto. Me refiero al interés económico, y lo comento porque se me ha ocurrido un sistema para sacar tajada de esta guerra (y posiblemente de otras posteriores) sin tener que vender armas, que son muy peligrosas y las carga el diablo.

La idea es vender carteles de protesta; hasta ahí, nada nuevo. No sólo eso, sino que me quiero hacer con todo el mercado de los carteles de protesta, tanto de un bando como del otro. Esto tampoco es una idea original: lo hacen las multinacionales creando productos que compiten entre sí pero que al final son del mismo fabricante. Lo verdaderamente novedoso es que quiero vender el mismo cartel tanto a un bando como al otro, ahorrando costes de fabricación, campañas de marketing, y muchísimos otros gastos que los economistas conocen y que a mi me sonarían a hebreo antiguo.

El sistema (que queda despatentado desde ahora mismo) es muy simple: consiste en preparar los carteles de modo que algunas letras se puedan despegar y/o pegar para reconfigurarlo al gusto del comprador. Todo es cuestión de redactar mensajes lo suficientemente ambiguos para que no digan nada pero transmitan una gran carga emocional.

Por ejemplo: con el conflicto palestino (que es el que está ahora de moda) podríamos fabricar un cartel con un slogan adecuado al evento pero que, con unos pequeños cambios, se pudiese adaptar para cada una de las facciones. Así, en el bando de apoyo a los palestinos utilizaríamos la siguiente configuración del cartel:

¡Terminemos con
el genocidio palestino!

Para el otro bando, sólo habría que despegar unas cuantas letras y el cartel quedaría configurado de esta otra forma, con un mensaje no sólo convincente sino incluso cafre:

¡Terminemos
el genocidio palestino!

Ahora sólo tengo que rellenar unos cuantos formularios para abrir la empresa, contratar unos cuantos chinos para que hagan los carteles y conseguir pasta de algún incauto para malgastarla en una campaña de márketing. Si es que, como dicen los azucarillos del café, las buenas ideas de negocio no tienen por qué ser complicadas.